Llegas al hotel que has estado esperando todo el año. ¡Vacaciones por fin! El personal de recepción se muestra solícito en todo momento. La luz solar de la entrada ilumina un precioso rinconcito con unas butacas que se mimetizan con el entorno Miras a tu alrededor y todo está pensado: Las mesitas a juego, las alfombras con colores vivos e intercalando elementos de la naturaleza. Hay plantas y tiestos que combinan con los colores de las paredes. La gran cristalera de la recepción confiere a la zona de descanso del hotel un aura de apacibilidad y te das cuenta que ya te estás visualizando pasando largas horas en ese espacio. Todo gracias a que detrás hay alguien que lo ha pensado. Que ha buscado la manera de crear un equilibrio que transmita emociones positivas a los huéspedes.

El diseño interior y de mobiliario en espacios comunes como recepciones, restaurantes y zonas de descanso juegan un papel muy importante en la experiencia del visitante. Por este motivo es primordial que cada elemento de mobiliario en los espacios comunes esté situado en el sitio pertinente. Cada butaca, mesa, silla o lámpara debe formar parte de un conjunto, debemos conseguir que aún estando en una zona compartida con muchas otras personas, cada una de ellas se encuentre cómoda y sienta que tiene su espacio e intimidad y que por lo tanto lo sienta como un lugar seguro en el que decida pasar su tiempo, si lo conseguimos, será clave para que nos elija siempre para repetir, lo sentirá como su casa.

Esta idea tiene que partir de la imagen de marca del negocio, su target y de la función del edificio en el que se encuentra, pero siempre adaptándose a unas tendencias y a la emanación de un aura que suponga un aliciente para la calidad del espacio común, debemos evitar transmitir que nuestro espacio está desfasado o dejado, esto restará puntos en la sensación de bienestar de nuestros clientes.

Por ejemplo un restaurante de comida mediterránea de alta calidad, dónde el marisco, los arroces y el pescado son los protagonistas, acertará si opta por un diseño de interior que nos traslade a un pueblito marinero con elementos inspirados a la pesca y al mar utilizando colores y materiales propios de ese entorno y formas orgánicas inspiradas en el movimiento de las olas o los intrincados patrones que se producen en el fondo marino siempre llevándolo a la sutileza y sin caer en lo más tópico y típico. Todo ello unido a gamas cromáticas azuladas y de colores blanquecinos que transmitan la paz y tranquilidad que se encuentra al borde del mar.

Yendo aún más allá, los hoteles que encontramos en resorts de las Malvinas o las Islas Mauricio, optan por acabados en maderas oscuras y la combinación de elementos eclécticos combinando naturaleza y modernidad. Siempre usando colores blancos y azules de elevada limpieza buscando difuminar el límite entre lo construido y el maravilloso espacio natural del exterior.

Rojas Contract aúna esfuerzos y centra su atención en fomentar este tipo de sinergias entre el diseño interior y el exterior inmediato. Busca elegir en base a un análisis exhaustivo del entorno y el objetivo del cliente qué elementos se adecuan más a sus necesidades. Siempre con sus profesionales aportando todo su conocimiento y expertise para crear espacios comunes de enorme calidad estética.

Además, Rojas Contract juega con ventaja, puesto que al ser un referente en la fabricación de muebles a medida puede incidir en cualquier estadio de creación para amoldar el producto a las necesidades únicas del cliente. Gracias a esto se garantiza en todo momento la exclusividad y el hecho que cada espacio interior sea único e irrepetible.